"No es un proyecto que puedas reconocer como imagen, sino que se descubre al recorrerlo"

Entrevista com Luis Callejas sobre o Complexo Aquático de Medellín


¿Cuál es el concepto clave del proyecto? ¿Surgió de una idea, del lugar, del usuario?

Surge de la complejidad del programa, que planteaba una diferencia muy clara entre el uso de los deportistas y el uso público. Nosotros queríamos exaltar la vocación pública del complejo, al mismo tiempo mantenerlo al aire libre y plantear esas divisiones siempre mediante operaciones paisajísticas. Esto nos llevo a generar también diferencias de niveles y asi surgió el sistema de patios, que finalmente articula todo el proyecto junto con los jardines. Nosotros queríamos las piscinas de competencia en el nivel 0, descubiertas, y todos los usos técnicos –baños, camerinos, tanques- debajo de ese nivel y siempre cubiertos con jardines.

¿Este edificio tiene cosas en común con otros de sus proyectos?

Sí, en el sentido que el paisajismo es un sistema que permite articular todos los componentes del proyecto: no es un componente adicional que llega después simplemente a ambientar la arquitectura.
Habíamos trabajado con estas ideas en el primer proyecto que hicimos como oficina, un concurso de ideas para un parque en la laguna de Venecia en 2007. Trabajábamos con las mareas; casi todo el trazado del parque consistía en deprimir ciertos niveles. En ese concurso también planteamos por primera vez que los jardines fueran sembrados sin orden geométrico: pensábamos en la dispersión de semillas, en dejar que asuntos climáticos fueran decidiendo qué tipo de especies iban surgiendo en el parque.

¿Qué tanto y cómo se transformó el proyecto del diseño a la construcción?

La primera transformación grande fue cuando la entidad pública decidió que, por el tipo de mantenimiento que requerirían los jardines acuáticos, había que prescindir de ellos. Nosotros prácticamente rodeábamos las piscinas, que es el agua limpia, con un sistema acuático de bioremediación. Tuvimos entonces que darle un cambio rápido, y ahí pasamos de plantas acuáticas a plantas típicas de bordes de sistemas acuáticos (humedales, riveras, pantanos, lagunas).
Logramos también agrupar ciertas partes del programa relativamente banales como la enfermería, la tienda y la taquilla para soportar una plataforma pública en el ingreso. Finalmente este es el único volumen que sobrepasa el nivel de las piscinas.

¿Cómo y por qué eligieron los materiales?

La decisión por el hormigón fue rápida, realmente nunca hubo otra opción. Lo escogimos porque el proyecto iba a estar al aire libre y sometido al uso público. Siempre hubo un interés en cualificar las superficies a partir de la textura de los moldes, para que el deterioro del concreto al aire libre hiciera parte importante de la apariencia del complejo acuático en el tiempo.
Planteamos unas ranuras que guían el agua que sale de los jardines cuando llueve, simplemente soldando ángulos metálicos a la formaleta industrial. De esta manera el deterioro está planeado, se ve más en las ranuras que en las caras lisas.

Constructivamente, ¿cuál fue el detalle más crítico, el más exigente de resolver?

El nivel freático. El proyecto está al borde de una quebrada y como los patios están tres metros por debajo de el nivel base, el tema del agua fue complicado. Requería de una nivelación cuidadosa para no utilizar bombeo.

¿Qué es lo que más le gusta del proyecto?

Que no se ve completo desde ningún sitio. No es un proyecto que puedas reconocer como imagen sino que se descubre al recorrerlo. Por eso es tan difícil de fotografiar. Es muy diferente lo que pasa en los patios de lo que pasa en las playas, en la calle pública y en la terraza. Desde ningún punto es posible tener una imagen global del complejo. Sólo con las imágenes de helicóptero podemos explicar el proyecto. Las experiencias al interior del complejo son muy diversas.

¿Qué harían diferente si tuvieran la oportunidad de volverlo a hacer?

Tendriamos más zonas de sombra dentro del complejo. Dependíamos de muchos trasplantes de árboles que eran traídos desde el sitio donde hoy están ubicados los coliseos, pero no se cuidaron mucho durante la obra, entonces muchos se murieron y terminamos sembrándolos desde cero. Eso sucede por la manera como se hacen las obras en Colombia. No hay una educación y control suficiente en los equipos de construcción en asuntos de paisajismo. Todavía es un tema muy secundario en nuestro país para las constructoras.

¿Visitan el proyecto después de finalizada su construcción? ¿Por qué sí o por qué no?

¡Ya estamos yendo a nadar! Nos gusta visitarlo y ver cómo van cambiando las superficies a medida que crecen las plantas y lo muros adquieren texturas nuevas y colores que antes no tenían. El complejo, por ejemplo, es muy distinto ahora durante la temporada de lluvias. Los cambios en el clima producen experiencias diversas y se reflejan de maneras intensas.


Fonte: a57

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s